Carta abierta a todos los padres y madres separados

 

Escribo estas letras al percatarme del gran resentimiento y rencor que muchas personas que alguna vez fueron pareja, tienen entre ellas.
Y ese resentimiento involucra de alguna u otra manera a los hijos que nacieron de la relación que algún día tuvieron.
Veo cómo alejan a sus hijos del padre o de la madre.
Veo cómo les envenenan la mente con historias, sean verídicas o no, sobre su padre o su madre.
Siembran odio en esas pequeñas cabecitas y logran separarlos de su progenitor.
Esos niños que nada han tenido que ver con los problemas de sus padres, son los que finalmente pagan los platos rotos y se ven envuelto en una situación que no les corresponde a su edad y que jamás pidieron.
Usted señora, usted señor, proteja a sus hijos.
No los aleje jamás de su padre o de su madre.
Porque ellos los necesita a los dos.
Ninguno de ustedes es dueño de los hijos.
Si usted considera que su ex es un gran pelotudo o pelotuda, pues tal vez realmente lo sea, y sin embargo, lo más probable es que su hijo adore a ese pelotudo o pelotuda.
Y se ponga inmensamente feliz cuando lo vea.
Aunque a usted le den ganas de vomitar.
Tal vez su ex marido no tiene dinero para pagar una pensión de alimentos como la que usted pide.
Tal vez perdió el trabajo.
Tal vez está cesante.
Tal vez está enfermo.
Lo cierto es que aún sin pasar el dinero que usted necesita, ese hombre tiene derecho a ver a su hijo y por sobre todo, el hijo tiene derecho a ver a su padre.
Aunque usted lo considere un total y absoluto pelmazo que va una vez cada quince días a verlo y sólo se dedica a sacarse fotos con su hijo y subirlas a Facebook.
Pero ocurre que ese hijo es muy feliz cuando ve al padre y lo adora. Y es feliz incluso sacandose las fotos.
Aunque lo vea tres horas a la semana.
No le meta mierda a sus hijos en su cabeza.
Si su marido se fue con otra, no le diga, usted señora, a sus hijos que el papá cambió a su familia por una prostituta que no sabe ni tomar el tenedor.
¡No!
Ese es un error y una información que el niño no necesita saber.
¿O usted cree que en algo le aporta saber que su padre es un putero que piensa con el trasero y no con la cabeza?
Señoras y señoras, civilicense.
Sean sensatos.
Piensen en los niños y no en su sed de venganza. Rabia y odio.
Piensen que los están jodiendo de por vida con sus actitudes.
No les fallen a sus hijos porque cuando sean ellos adultos y ustedes viejos, son ellos quienes con suerte, los van a cuidar.
Téngalo presente.
Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.