Carta abierta a la mujer de mi ex marido

No me conoces. Nunca hemos conversado. Sólo te he saludado de lejos cuando vienes a buscar a los niños acompañando a tu actual pareja, mi ex marido. El papá de mis niños. El hombre con el que formé una familia y pensé que pasaría el resto de mi vida con él. No te diré que ha sido fácil para mí aceptar el divorcio y la relación de ustedes dos. Me dolió mucho pero tú en eso no tienes nada que ver. Las cosas no se dieron, el ritmo de la vida, nuestros caracteres tan diferentes. Todo eso más el estrés de la crianza terminó por separarnos. Pero hoy no quiero hablar de lo que fue y no resultó. Hoy quiero agradecerte por estar junto a mis niños y cuidarlos con cariño cuando yo no estoy. Quiero agradecerte por quererlos, porque sé que los quieres. Porque ellos me hablan con mucho cariño de ti y eso no tiene precio. Quiero agradecerte por cuidarlos de noche cuando tienen fiebre y darles su jarabe. Quiero agradecerte por contenerlos cuando me han necesitado. Quiero agradecerte por estar ahí, por regalarles una sonrisa. Por incluirlos en el proyecto de vida que tienen ustedes dos. Por hacerles su plato favorito el domingo y aguantar con paciencia sus peleas y rabietas. Tal vez no tendrías motivos para hacerlo, porque no son tus hijos. Pero lo haces. Y eso te lo agradezco desde el fondo de mi corazón y siempre te lo agradeceré. Me siento tranquila cuando mis niños se van con su padre porque sé que estarán bien, sé que estarán rodeados de amor y se sentirán seguros y eso a mí me da una tremenda tranquilidad. Quiero agradecerte por jugar con ellos y ayudarlos en su tarea. Quiero agradecerte por ser la mujer que eres y por preocuparte de los míos. Tenía tanto miedo. Tenía terror cuando te conocieron. Hoy doy gracias por la mujer que eres y por querer a mis hijos como si fueran tuyos.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.