Asfixia perinatal: las primeras horas son decisivas

La asfixia perinatal es la falta de oxigeno que puede experimentar el recién nacido durante el parto o en el inicio del trabajo de parto porque la sangre no le llega al cerebro. Sus secuelas dependen del grado en que ha sido afectado cada órgano del bebé.  Generalmente, los más afectados son el sistema nervioso central, los riñones, los pulmones y el sistema cardiovascular.

El doctor Juan Fasce Casanueva es pediatra neonatólogo del Hospital Clínico Regional Dr. Guillermo Grant Benavente y especialista en neurología neonatal,  explica que  una de las principales causas de asfixia neonatal se da durante el trabajo de parto: por ejemplo,  la retención de hombros del bebé, desprendimiento prematuro de placenta, sufrimiento fetal agudo debido a procidencia de cordón umbilical, entre otras.  Esto se puede dar tanto en parto vaginal o cesárea.

“Otra causa de asfixia en el recién nacido es la desproporción cefalopelvica durante el trabajo de parto, es decir, la madre es muy pequeña y el neonato muy grande. Muchas veces todo va bien pero se complica en último minuto.  Por eso es muy difícil aceptarlo para los padres”. Explica el doctor Fasce.

1,5 por mil niños nacidos vivos a nivel mundial tienen encefalopatía hipóxica isquémica.  Y ese  porcentaje  lamentablemente no ha variado en los últimos 20 años. El 10 por ciento de los partos se complican y requieren reanimación. El uno por ciento requiere  reanimación avanzada.

La mujer tiene que controlarse, un embarazo mal controlado va a tener más riesgo, pero lamentablemente la asfixia perinatal no se puede evitar y puede conllevar a futuro retraso mental y parálisis cerebral.  Sin embargo, existe un moderno tratamiento para disminuir considerablemente los efectos de la falta de oxigeno en el cerebro del recién nacido. El doctor Fasce viajó a Barcelona adonde realizó una pasantía  en neurología neonatal y ahora de regreso en Concepción, Chile, pone en práctica los conocimientos adquiridos en el hospital Regional de la ciudad.

Hipotermia activa neonatal, es decir, bajar la temperatura del bebé a 33-34 grados Celsius para disminuir el daño cerebral y las secuelas físicas e intelectuales a futuro, es el avanzado tratamiento que se utiliza en los casos de hipoxia en el recién nacido la cual es una de las principales causas de discapacidad existente.

En simples palabras, al bebé se le pone a enfriar para bajar su actividad cerebral reduce las muertes por la falta de oxigeno durante el nacimiento y la discapacidad a futuro. El tratamiento debe efectuarse antes de las primeras seis horas de vida del bebé y consiste en acostarle en un colchón relleno de agua fría con una sonda que regula la temperatura del agua según la necesidad que tenga el paciente. La terapia dura aproximadamente 72 horas y es una alternativa para una situación que antes no tenía solución alguna más que asumir un daño neurológico irreversible en el recién nacido por la falta de oxigeno en el cerebro durante el parto.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest