Acabo de parir y cumplir mi sueño de ser mamá. Entonces, ¿por qué me siento tan sola?

Por Valeria Sanhueza

Tengo 26 años y un precioso bebé de cuatro meses. Fue planificado y demoró dos años en llegar a nuestras vidas. Nicolás es tranquilo, duerme bien, despierta sólo a tomar su papa y sigue durmiendo feliz. El Ni o fue súper esperado por mi marido y por mí. Siempre quise ser mamá y siempre supe que lo sería. Estaba tan ilusionada cuando me hice ese test de embarazo que me confirmó que sería mamá. Fui la mujer más feliz del mundo. Tuve un buen embarazo.

Apenas unas pocas nauseas en un comienzo. Tuve un parto vaginal que no costó demasiado. Nicolás salió soplado al nuevo mundo. Redondo, rosado. Gordito y bueno para chupar teta. Todo el mundo me felicitó y yo no daba más de la alegría. Hasta que llegué a mi casa con el Nico y todo cambió. Comencé a sentirme sola, vulnerable, un poco triste. Comencé a sentirme abandonada. Todos volvieron a sus actividades de siempre y ahí estaba yo, sola con el Nico. Mi marido en su trabajo, mis amigas…¿mis amigas? Ni idea de adónde se metieron. No quieren molestar dicen.

Llevaron un regalo a la clínica y no las vi más. Veo fotos que suben a las redes sociales. Felices. Y me deprimo. Me siento ignorada. Discriminada por ser mamá. Es triste. Mi mamá vive en la misma ciudad pero no viene nunca. Estoy sola. Me siento sola. Me angustio. El día se me hace eterno. No tengo con quien hablar. Yo no sabía que esto sería así. Me siento en un universo paralelo. Siento que me bajé del mundo y no sé cómo subirme otra vez. Mi Nicolás es mi hijo adorado, lo amo con el alma pero esta sensación de soledad, de desamparo es horrible. Quiero dejar de sentirla pero no sé cómo. Jamás pensé que la alegría más grande de mi vida me haría sentir así. Es raro. Quiero ser yo otra vez y no sentirme así de sola nunca más. Pienso en regresar a trabajar. Insertarme al mundo otra vez. Conversar con adultos. Pero me da terror dejar a mi hijo al cargo de terceros. No sé qué hacer pero así no puedo seguir. No sabía que sería tan ingrata la maternidad.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest