Abandono emocional en niños y el daño irreparable que causa

Por Rosario Rodriguez, psicóloga
Abandonar significa desamparar,  sufrir de abandono emocional significa sentir las emociones descubiertas, sentir falta de afecto, de preocupación.
El afecto es básico para el desarrollo de toda persona, especialmente para un niño. Suplir esto con bienes materiales sirve poco y nada, e incluso puede ser peor aún. Los padres muchas veces se preocupan más por lo que le falta al niño como comida, ropa, juguetes, y descuidan lo transversal que es la forma en que le suministran esos “bienes”. Ya lo hemos dicho muchas veces: dar pechuga o dar una mamadera da igual, lo que realmente importa es la forma en que lo damos, la emoción y el afecto que ponemos en esa entrega.
El abandono emocional puede darse por muchas razones: falta de tiempo de los padres, descuido, poca conciencia o empatía respecto del otro y de sus necesidades emocionales, enfermedad, etc. Y esta falta impactará tarde o temprano en la seguridad, felicidad e incluso el sentido de pertenencia que tenga el niño en su familia. El daño emocional que puede crear este déficit puede ser irreversible.
Consecuencias del abandono emocional pueden verse manifestadas en distintos contextos a lo largo de la vida de un niño o adolescente:
– Problemas en la institución educacional, jardín infantil o colegio. Esto no sólo para el aprendizaje sino también para el desarrollo de vínculos interpersonales tanto con los educadores como con sus compañeros.
– Trastornos emocionales ansiosos o depresivos. Podría manifestar problemas de autoestima o auto imagen, auto agredirse, cursar cuadros o ataques ansiosos, reacciones de frustración desmedidas, respuestas depresivas o abuso de sustancias en niños mayores.
– Agresividad en sus respuestas o problemas para relacionarse con otros. Abuso de poder, violencia física, Psicológica y sexual.
– Trastornos alimenticios: relacionado también con su auto imagen o auto confianza.
No es necesario que detengas tu auto en medio de la carretera (pudiendo causar un accidente) si a tu hijo le da una pataleta en el auto (consolar o hablar mientras buscas un buen lugar donde estacionar es bastante más provechoso) o que tengas que estar todo el día a su lado para atender sus emociones (dale espacio para adaptarse a otros contextos y otras personas, le estarás haciendo un gran favor para su vida). Basta con entregarte en el día a día, estar para el, llevarlo a comprender que siempre estarás ahí para él en la medida que puedas, y ser consecuente con esto. Ser sincero y claro cuando no puedas estar, nunca mentirle para hacerlo sentir mejor porque “seguro no se dará cuenta” porque en el momento en que SI se de cuenta, la vuelta atrás será prácticamente imposible.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.