A la mamá que se queda en casa criando

Una mamá en casa no ve televisión todo el día.
Una mamá que se queda en casa no se lo pasa durmiendo ni pintándose las uñas. Como muchos creen.
Una mamá que se queda en casa vive una montaña rusa de emociones durante su día.
Un viaje al supermercado para comprar leche puede ser un tremendo paseo para una mamá que se queda en casa pues su jornada transcurre entre pañales, leches, mañas, pataletas, limpiar y ordenar. Ayudar a hacer tareas, solucionar conflictos entre hermanos. Batallar para que estudien y se coman su comida. Limpiar lo que los niños ensuciaron. Secar lágrimas y acoger cuando hay pena.
Entre muchas otras cosas.
Una mamá que se queda en casa circula con pantuflas y buzo. Porque es lo más cómodo. Y sus conversaciones son, generalmente, con pequeñitos que están aprendiendo a hablar.
El cartero o el conserje del edificio pueden ser los únicos adultos con los cuales la mamá que se quede en casa se comunique durante el del día. Y pueden, por necesidad, transformarse en sus mejores amigos. No hay adultos para comunicarse ni desahogarse.
La madre que se queda en casa no tiene la instancia que tiene la madre que trabaja de salir y tomar aire. Alternar con otras personas. Hablar de temas diferentes que te despejen la mente y te lleven a un plano de vida adulta que no implique crianza, niños, juguetes esparcidos por el suelo, pañales con caca y peleas para que coman las legumbres.
Si bien la madre que trabaja llega cansada y con los pies agotados a ayudar en tareas, ordenar y hacer dormir a los niños, no vive el estrés diario de la crianza. Ese estrés que viven las madres full time.
No es una competencia.
No es una carrera por ganar.
Cada escenario tiene sus pros y sus contras muy definidos.
Basta con la eterna rivalidad de madres en casa versus madres que trabajan fuera de casa.
Pongámonos en el rol de cada una. En los zapatos de cada una.
Es tiempo de poner fin a los estigmas.
Una madre que se queda en casa, por Dios que trabaja. Y mucho.
No tiene minuto de descanso. Ni de compartir cinco minutos con un adulto.
Una madre que se queda en casa no para y vive minuto a minuto lo que es criar y educar a los niños 24/7
Muchas mujeres buscan trabajo por el sólo hecho de salir de casa y buscar una vía de escape a la rutina de la casa, la crianza y el trabajo que eso significa.
Por salud mental han buscado trabajo fuera de casa porque simplemente sentían que se estaban volviendo locas en el rol de madre full time 24/7
Yo sé que las madres que trabajan fuera sufren dejando a sus hijos en la sala cuna o al cuidado de una tercera persona.
Y lo entiendo.
Pero es tiempo que sepa todo el mundo que cuidar a los niños a tiempo completo también es un trabajo que no es remunerado y créanme, es el trabajo más demandante que existe.
Porque no para jamás.
Constanza Díaz
El lado B de la maternidad

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest