8 situaciones que son típicas de madres

La maternidad es todo un mundo y hay que vivirlo para comprenderlo. Hay situaciones que son tan características de madres que sólo entre nosotras nos entendemos. Porque si no tienes hijos, difícilmente las vas a entender y, probablemente, las encontrarás un poco locas.

1. Limpiar caca sin asco. Porque la caca pasa a ser pan de cada día en la vida de una mamá. Nunca nos imaginamos que limpiarla nos iba a resultar tan tremendamente natural. Y es que el amor de madre es tan o inmenso que el asco no existe. Porque limpiar cacas ajenas, no.

2. Limpiar vómitos sin asco y sin deseos de vomitar. (Bueno, tal vez un poquito pero es tolerable).

Los bebés y los niños vomitan. Eso es un hecho de la causa indiscutible. Vomitan cuando tosen mucho, cuando se agarran un virus, cuando tomaron la leche muy rápido. Porque se marean en el auto. Lo cierto es que vomitan. Y allá parte la Santa madre a limpiar el vómito de su tesoro. Porque generalmente es la mamá la que lo hace. ¡Porque alguien tiene que hacerlo! Lo limpiamos estoicamente, trapeamos el suelo y ahí vamos sin asco sacando los vestigios del vómito de nuestros hijos. Tal vez da un poquito de asco, es verdad, pero lo hacemos igual porque son nuestros niños y el amor de madre da para eso y mucho más.

3. Comemos las sobras de la comida que nuestros hijos dejaron.

Es totalmente de madre el comerse los restos de nuestros hijos. No sé por qué pero siempre lo hacemos. Si sobra arroz con pollo, allá vamos y lo comemos parada en la cocina saboreando lo que nuestros niños no quisieron. Eso es típico de madres.

4. Ceder el postre más rico a tus hijos.

Yo no sé si ustedes, pero en mi caso yo cedo a mis niños el postre más rico, esto cuando es el último que queda. Claro que me gustaría comerlo a mí pero siempre termino dándoselo a ellos.

5. Mirar los programas de televisión o series que ellos quieren.

Atrás quedaron los años en que yo escogía qué ver. Ahora son ellos los que escogen sus programas favoritos y yo los miro con ellos. No doy la batalla. Así como cedí el postre también cedí la tele y he evolucionado con todas sus programaciones. Comenzamos con Baby TV, seguimos con Discovery Kids y ahora que ya están más grandes vemos el canal del fútbol y películas de acción, aventuras y también Scooby Doo que nos encanta.

6. Tomar el té o café helado y calentarlos muchas veces en el microondas.

Te haces un té. Lo dejas reposar. Te llama un niño, te llama otro niño. Uno quiere hacer caca  (siempre quieren hacer caca cuando estás por sentarte a comer o tomarte un té). Y ahí quedó tu bebestible caliente que ahora está frio. También pasa con la comida. Y ahí partes a calentarla otra vez.

7. Hacerte amigas de las mamás del curso que te caen bien y juntar a los niños a jugar. Es decir, a través de sus mamás, escoges los amiguitos de tus hijos. Esto sólo resulta cuando son pequeños. Apenas crecen, olvídalo, no resulta más. Mientras funciona, te juntas con tus nuevas amigas a conversar mientras los niños juegan y puedes aprovechar a hacer catarsis.

8. Comerte a escondidas los dulces de los cumpleaños infantiles. Es típico de madre. Les investigamos las sorpresas, sacamos lo que más nos gusta. Lo comemos a escondida y el resto lo guardamos o regalamos porque …¡Ya comieron mucha azúcar!

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.