6 cosas que pueden pasarte después de una cesárea

1. Te llenas de gases y pareces una bola a punto de reventar. Te dicen que no hables para que no te sigas llenando de gases pero cómo no vas a hablar si acabas de ser mamá, necesitas comunicarte, recibes visitas (muchas veces no deseadas). ¿Cómo te puedes quedar callada?

2. Los gases salen por donde tienen que salir y mejor que salgan, caso contrario tú panza parece una sandía y es sumamente molestosa la sensación. Por eso lo mejor es soltar esos gases indecorosos y ojalá que no esté tu suegra con tu suegro visitando al recién nacido nieto en ese momento.

3. Reírte puede resultarte sumamente doloroso. Por favor que nadie te haga reír, que nadie te cuente chistes. Cada vez que te rías esa cicatriz te va a doler y vas a odiar a la persona que te sacó una carcajada.

4. Lo mismo sucede con los estornudos y la tos. Ojalá no agarres un resfrió de aquellos como me pasó a mí al momento de parir. Qué dolor más grande cada vez que me venia un ataque de tos.

5. Pararte de la cama y caminar puede resultarte terrible. Llegas a pensar que nunca podrás caminar normal como lo hacías antes. Vas a paso tortuga, encorvada y con mucho temor al baño.

6. Hacer del número dos, es decir, hacer caca puede resultar traumante. Sentarte en el WC, pujar, el dolor de la herida. Nada que sale. Qué angustia más grande. Yo tuve que recurrir a un enema Fleet. Fue horroroso.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.