6 cosas que me hubieran gustado haber sabido antes de ser mamá

1. Que la caca de los bebés viene en diferentes colores y que no hay que alarmarse por eso. Un día puede salir verde, como si hubiera comido pasto. Otro día color mostaza. Me hubiera gustado haber sabido que era totalmente normal y que no tenía que llamar al pediatra en modo desesperado pensando que algo estaba realmente mal.

2. Que los bebés recién nacidos hacen ruidos cuando duermen y eso no significa que se están asfixiando o está sucediendo algo grave. Pasé noches en estado de alerta, nerviosa, escuchando a mi hijo respirar y hacer ruidos para mi rarísimos. Pensé que había agarrado una gripe. Una bronquitis. Estaba realmente muy preocupada y no pude dormir los primeros días en casa con mi bebé pensando que algo andaba mal.

3. Que puede pasar más de un día sin que el niño haga caca y eso es totalmente normal. Sobre todo si toma sólo pecho. Una como mamá primeriza se aterra si pasa un día sin que el bebé haga caca y más se aterra si son dos. Lo cierto es que es normal que un crío con lactancia materna exclusiva pase días sin hacer del número dos y no hay que entrar en pánico.

4. Que no vale la pena comprar tanta ropa de bebé porque mucha queda colgada en el clóset con la etiqueta puesta porque no alcanzó a usarla. Crecen muy rápido. Una como mamá primeriza cae en la tentación de comprar mucho, claro porque estamos felices y lo queremos todo, pero no es necesario.

5. Que para hacerlos dormir, lo peor es hacerlo con el pecho porque se acostumbran a dormirse sólo con él y eso te limita mucho sobre en tu día a día. La verdad es que tus pechos se vuelven más importantes que tu misma y no puedes salir ni a la esquina a tomarte un café porque el bebé con lo único que se duerme en el mundo es con tu teta y eso, es muy esclavizante y agotador.

6. Que las visitas post parto más que un aporte en positivo, estresan y ponen nerviosa. Estás recién parida, te sientes sensible, rara, agotada. Te estás  acostumbrando recién a un bebé y llega gente a conversar, tomar té a tu casa. Pasar la tarde. ¡A comer!  Ojalá hubiera sabido que ese momento era de acople con mi gente más cercana y no para estar poniendo caras y haciendo vida social. Ese tiempo es paracaídas la mamá y el bebé. Para conectarse y conocerse. Las visitas pueden esperar.

Vengan un mes después, hubiera puesto en la puerta si hubiera sabido.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.