5 razones por las que estamos estresadas las madres hoy

No es novedad que la maternidad es extenuante. La falta de sueño nos pasa la cuenta. Los cambios en nuestras rutinas y el cuidar a un bebé es altamente demandante. Acá, las 5 razones por las cuales las madres estamos tan estresadas hoy.

1. Carecemos de red de ayuda. No tenemos “la tribu” de la que todos hablan. Porque criar en compañía es mucho más llevadero que criar sola. Conversar con amigas o familiares de lo que estamos viviendo, baja considerablemente el nivel de estrés.

2. Carecemos de espacio y tiempo para nosotras. Estar las 24 horas del día en función de la maternidad es, sin duda, muy agotador. Tener, al menos, una hora al día para una es fundamental para despejar nuestra mente y aliviar el estrés. Hacer deporte, tener una actividad manual, juntarse con alguna amiga. Una madre que está permanentemente al cuidado de una casa y sus hijos es como una olla a presión a punto de explotar. Esa mujer necesita un espacio para ella.

3. La inserción  laboral. La mayoría de las mujeres que son madres, tienen un trabajo remunerado fuera de casa. Esto las obliga a correr todo el día y cumplir bien en ambos roles. Esa mujer que sale temprano a trabajar debe dejar a sus hijos en sala cuna o el colegio para luego correr al trabajo y tener la mente puesta en él y también en sus hijos. ¿Estarán bien? ¿Estará llorando en la sala cuna? Tengo que hacer el disfraz para la presentación. Tengo reunión de apoderados. Tengo que pasar al supermercado. Y así un sin número de preocupaciones que bailan por la mente de la mujer durante su jornada laboral para luego, correr a casa y dedicarse a los niños, hacer tareas, comida, ordenar. Esa mujer no paran y su carga física y emocional es tremenda.

4. La poca empatía del entorno y la sobre exigencia social por ser perfecta. Todos opinan sobre la maternidad ajena de una  manera casi enfermiza. Hay una gran presión sobre las madres hoy. A través de redes sociales, a través de familiares, amistades. La mujer sirnte que no puede quejarse, no puede decir que está cansada. Y se guarda todas sus emociones lo cual es peligroso porque puede desencadenar en una depresión post parto  que hay que tratar con profesionales de la salud.

5. Miedo a fallar y ser juzgadas. Las madres hoy viven con mucha culpa y temor a hacerlo mal. Temor a fracasar como madres. Esto produce un alto nivel de estrés porque “para que el niño esté bien”, se transforman en madres helicópteros que jamás han sido capaces de decirles que no a sus hijos. No se atreven a dejar de darles pecho aunque ya estén agotadas, se esfuerzan porque no quieren fallar, porque me van a juzgar. Porque el niño se va a traumes. Mujeres permanentemente organizando actividades a sus hijos para que “no se aburran y no se frustren”. Y así, esa mujer se transforma en prácticamente una esclava de la maternidad y sus hijos, haciéndoles, por cierto, un flaco favor.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.