5 razones para casarse después de los 30 años

Para casarse hay que ser valiente pero eso nadie lo sabe. La gente se casa, la mayoría, sin saber a qué se enfrenta. El matrimonio, la convivencia, no es fácil y requiere mucho esfuerzo y perseverancia para sacarlo adelante. Muchos se rinden en la mitad del camino porque ya no pueden más el compartir con la misma persona todos los días, escuchar sus ronquidos y que deje el tubo de pasta de dientes sin ponerle la tapa. Sí, aunque no lo crean, estos son problemas que causan conflictos no menores en las parejas. 

 

1.El matrimonio es un contrato indefinido que dura toda la vida. Hoy en día la esperanza de vida de los seres humanos han aumentado considerablemente y ya no es de extrañarnos ver a alguien cumpliendo 90 y en bastantes buenas condiciones físicas y mentales. La gente vive mucho más y por ende, tenemos tiempo para hacer todo lo que nos gusta y planeamos, por eso, antes de dar este tremendo y trascendental paso en tu vida, disfruta el estar sola y aprovecha tu tiempo.

2..Disfruta tu vida antes de firmar el contrato más importante de tu vida. Conócete a ti misma. Aprende a estar contigo y aprende a estar sola. Existe un pánico generalizado a la soledad que yo no entiendo. Estar sola y aprender a gozarlo es fantástico. Llegar a tu casa, comer algo rico, leer un buen libro. Ver un programa de televisión que te gusta. Llamar a una amiga y salir con ella. La libertad de hacer lo que quieres sin darle explicaciones a nadie no se valora hasta que ya no la tienes. Antes de casarte, sácale el jugo a esta etapa de tu vida.

3.Viaja, conoce el mundo, aprende idiomas y empápate de otras culturas. Es cierto que también puedes viajar en pareja y es maravilloso si es que se llevan bien pero viajar sola es un aprendizaje y experiencia muy enriquecedora. Te hace madurar, te hacce aprender a solucionar tú misma los problemas que enfrentes en el camino. Te mejora la autoestima y te hace darte cuenta que tú puedes enfrentar al mundo sin necesidad de contar con alguien para sobrevivir.

4.Antes de contaer el sagrado vínculo, estudia, anda a la universidad y disfruta esa época que es una de las más fascinantes de la vida. Amplía tu círculo de amigos, anda a todas las fiestas que te inviten, participa de los programas estudiantiles de intercambio y si puedes, inscríbete en post grados y perfecciona tu parte profesional todo lo que puedas. Busca un buen trabajo. Independízate para que nunca tengas que depender económicamente de un hombre porque eso, créeme, no se lo aconsejo a nadie.

5.Sale de la casa de tus padres antes de casarte y vive sola. Aunque sea en una pieza alquilada. Pienso que las mujeres que se van directo de la casa de los padres a la casa matrimonial se pierden una etapa importante de la vida: la de tener tu propio espacio, muebles, dormitorio. Plantas. Mascotas. Tu propio mundo. Poner la música al volúmen que quieras, invitar a tus amigos, cocinar algo rico para ti. No hay nada mejor que experimentar esta independencia y no saltártela de la casa adonde creciste a la casa que compartirás con tu marido.

6.Ten muchas citas. Y no te olvides de usar condón para evitar un embarazo no deseado y para que no te contagies de alguna enfermedad de transmisión sexual. Pásalo bien, conoce gente. Sé cuidadosa en escoger. Y tampoco te apures en hacerlo. De verdad te digo que estar sola no es terrible, al contrario, te acostumbras y le tomas el gusto a que nadie te quite el control remoto en la noche cuando te acuestas a descansar. Le tomas el gusto a no tener que darle explicaciones a nadie, a hacer lo que quieres y a no tener que tener la casa limpia y ordenada porque tu marido va a llegar a cenar. Sin mencionar la comida preparada. Yo sé que ahora los roles son compartidos pero vamos, para qué nos vamos a engañar, siempre es la mujer la que hace la mayoría de las tareas domésticas sólo por el hecho de ser mujer. Sí, hay excepciones, pero pocas. El matrimonio no tiene fecha de vencimiento, el contrato que firmas no tiene renovación cada cuatro años si es que las dos partes están de acuerdo. No. Es un compromiso para toda la vida por lo que te aconsejo no apresurarte en tomar la decisión. Date tu tiempo. Disfruta tu vida de soltera. Aprende a estar contenta contigo misma y no desesperes porque aún no te has casado, porque créeme, no hay apuro para hacerlo.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest