5 cosas que dejaron de importarme para no ser una mamá gritona

Quiero que mis niños tengan una infancia feliz y mágica. Quiero que la recuerden siempre con cariño. No quiero que tengan en su memoria a una mamá histérica y gritona. No se lo merecen y no quiero marcarlos así.

1. El orden en casa. Ya no me estreso si veo mi living con juguetes y un calcetín en el suelo. No. Es algo que tiene solución y en la escala de las importancias, para mí no tiene ninguna. Cuando eres mamá de niños pequeños los juguetes son parte del inventario y están en todos lados. Auto, baño, hasta dentro del refrigerador. No voy a gritar por eso ni ponerme como loca para que ordenen. De a poco y con paciencia lo haremos.

2. Que se coman su comida.

Mis hijos comen cuando tienen hambre. Y si no tienen, no van a comer. No me voy a estresar obligándolos a tragar algo que no quieren o que no les gusta. Si este último es el caso, les preparo un arroz con huevo y fin del problema. Pero estresar a toda la familia por obligarlos a comer, jamás. Ni menos gritarles.

3. Que jueguen con agua. Antes me ponía gritona cada vez que jugaban con agua. Hoy los dejo e intento proteger áreas y objetos para que no se mojen. En el baño lanzan agua en la tina como si fueran una ballena feliz. Y no me importa. A los niños les encanta el agua y luego el suelo se seca.

4. Si no quieren hacer deporte un día. Mis niños hacen karate y tenis. Llevan tres años practicándolos. Soy muy rigurosa en llevarlos. Pero si un día me piden no ir porque están cansados o porque afuera llueve mucho, los dejo en casa. Eso sí, con el colegio no tranzo.

5. Sé que muchos me van a decir que soy una mala madre por este punto, pero si una noche el cansancio los vence y no quieren pararse al baño para cepillarse los dientes, los dejo. Sí. Los dejo y les digo que por una noche no se los laven. Soy muy preocupada de su higiene dental pero si una vez se duermen sin lavarse los dientes no me pongo a gritar en la puerta del baño para que corran a hacerlo. Lo dejo pasar.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.