5 cosas que debes enseñarle a tu hijo de 5 años

1.- Enséñale a tus hijos que las familias son todas diferentes. Explícale que cada familia es única e importante. Y no sólo eso. Enséñales que cada persona es única y valiosa por lo que es y no por lo que tiene. Tanto el conserje que les abre la puerta del edificio como el dueño de la empresa donde trabaja su papá.
Dile a tus niños que las familias se constituyen de distintas maneras y que ninguna es mejor que la otra. Cuéntale que hay niños que viven con el papá y la mamá, y otros que viven solamente con la mamá o tal vez, solamente con el papá. Cuéntale que hay niños que viven con los abuelos y cuéntale que a veces, los matrimonios se separan y que no por eso, la familia se acaba. No. Enséñales que cuando un matrimonio se termina, no se rompe su familia porque esa familia, no se va a acabar jamás.
Introdúcele, incluso, el concepto de familia homoparental.  No creas que tu hijo se va a volver homosexual porque sabe eso. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Prepáralo para el mundo actual y no lo críes en una burbuja.Porque las burbujas, tarde o temprano, terminan por romperse.
No estamos en el año 1940 y tus hijos son más inteligentes y empáticos con lo que los rodea de lo que tú alguna vez fuiste de niña. Ábrele los ojos al mundo desde pequeños.
Intenta que tus hijos sean parte y entiendan que hay diferentes tipos de realidades a su alrededor. Y que, por sobre todo, respeten cada una de ellas.
Enséñales que, incluso, cada niño es distinto al otro. Y cada uno tiene capacidades diferentes. Acá no vivimos en un rebaño donde todos son iguales y caminamos para el mismo lugar. Aunque nos hagan creer eso, la verdad es que no es así. De ti depende que tu hijo sepa que cada niño tiene facultades e intereses individuales. Y no por eso, uno va a ser mejor que el otro.

2. Enséñale cómo llegan al mundo los bebés y no se te ocurra decirles que los trae la cigüeña desde París o que nacen adentro de un repollo. Dile que la mujer es la que lleva en su útero al bebé ( Háblale con los términos correctos siempre).
Sobre el parto, explícale que el bebé sale por la vagina ( desde los tres años que ya saben esa palabra porque se las enseñan en el jardín infantil y si no se las han enseñado, enséñasela tú). Dileque también, en algunos casos, nacen por cesárea. Dile que el doctor hace un pequeño tajo a la panza de la mamá y que a través de ese tajito saca al bebé.
Sobre el proceso tal de cómo se fabrican los niños, explícale que los niños nacen de la unión del papá con la mamá y que es la mamá la que lleva al bebé durante nueve meses. Explícale que la mamá pone el óvulo que es un pequeño huevito y que el papá pone el espermio. Juntos, óvulo y espermio, crean un nuevo ser humano. Aunque no lo creas, va a entender.
Por favor omítele ideas tales como: “los papás tienes que estar casados para tener un hijo” porque todos sabemos que eso es una tremenda mentira y en la práctica nacen muchos niños de padres que no están casados y ni cerca están de adquirir el sagrado vínculo. En la práctica, nacen hijos de padres que apenas se conocen por lo que no es necesario llenarlo de tanto información que ni siquiera es cierta.
Tarde o temprano va a conocer a un niño cuyos papás jamás se casaron y te va a preguntar cómo fue que llegó al mundo su amiguito si su papá vive en Kadmandú y su mamá en Chile y jamás estuvieron casados.

3. Háblale de la muerte de manera natural. Pues, después de todo, la muerte es algo totalmente natural que le pasa a todo ser humano y no hay que hacer del tema algo tabú ni tampoco hacerce el tonto y decirle al niño que todos somos inmortales.
Lo cierto es que en nuestra cultura occidental el tema de la muerte es algo de lo que nadie habla y todos bloquean ese pensamiento y se hacen los lesos como si no les fuera a pasar jamás. Pero pasa y los niños no son tontos y se dan cuenta que la vida no es infinita entonces es mejor que le expliques que todo ser vivo tiene su ciclo porque si no se los dices tú, lo va a escuchar por otro lugar y va a entrar en pánico.
Explícale que todos tenemos alma y que cuando morimos, nuestra alma se libera del cuerpo y sigue su camino hacia otro lugar mágico. Esto, por supuesto, sobre la base de que crees en el concepto de alma. Si no lo crees, pues cuéntale lo que tú creas pero por favor, no le mientas y háblale siempre con la verdad.

4. Apaga la tele y el Ipad. Visita museos y lee libros con ellos.
Es muy fácil instalar a los niños frente a una pantalla durante horas e hipnotizarlos con la pantalla para que se queden un rato en silencio y tú puedas hacer lo que se te plazca. ¡Pero no! La tele y el Ipad no son niñeras.
He visto niños almorzando con sus padres en restaurantes y mientras los padres se zampan el brontosaurio con papas fritas, a los niños les pasan el celular para que no molesten. Cada mesa con su tablet. Cada mesa con su celular para que el niño se entretenga. Me pregunto yo: ¿por qué anularles el pensamiento?
Compren libros, lean antes de dormir. Visiten museos. Desarrolla en tus hijos las ganas de conocer, de aprender, de pensar. De imaginar.

5. No te esfuerces por enseñarle a tus hijos a leer y a escribir. A sumar y a restar antes de tiempo. Eventualmente lo van a aprender cuando llegue el momento. Ensénales a ser creativos y autónomos. Dibuja con ellos, recorta figuras con ellos. Exploren un parque, jueguen con tierra y hagan experimentos científicos con lo que tengan a mano. No los llenes de juguetes porque al final del día, el juguete va a quedar botado junto a la ruma de los 678 juguetes que hay en casa mientras que el tiempo que le dedicaste a él queda grabado. Posterga lo máximo que puedas, la llegada del wii a tu casa. Y alarga lo más que puedas, los juegos con una caja de cartón. Adonde imaginan que van volando en una nave espacial rumbo al espacio exterior.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest