4 motivos que explican por qué ser mamá hoy es más difícil que ser mamá en el pasado

La vida cambia por segundos y a pasos agigantados. Dentro de estos cambios, también está la maternidad. La cual, sin duda, ya no es como antes y acá te explicamos por qué.

1. La mujer hoy en día está inmersa en el campo laboral. La mayoría de ellas trabaja porque su sueldo es un aporte fundamental para la economía familiar.  Y por ende, corre todo el día, del trabajo a la casa, al colegio, al supermercado. Las distancias son largas y el ritmo de la vida intenso. 50, 60 ó 70 años atrás, la vida era lenta, amigable y las mujeres en general estaban en casa. Tenían tiempo y ayuda para criar. Generalmente se vivía en comunidad. Con una abuela, o con una tía que nunca se casó y ayudaba en la crianza como una segunda mamá. Las mujeres se unían en tribu y entre todas sacaban a los niños adelante. Hoy eso cambió, las abuelas muchas trabajan. Viajan, se mueven y tienen una vida activa. No tienen espacio para instalarse a criar en casa de sus nietos.

2. Esto nos lleva al siguiente punto, las mujeres hoy crían solas. No tienen red ni tribu. Con suerte tienen un hombre apoyador pero no siempre. La mujer hoy está sola en casa, encerrada entre cuatro paredes. Colapssada. No tiene con quien hablar. No hay abuelas, ni tías, ni primas o amigas que la acompañen a cuidar a los niños, tejer y conversar en torno a una taza de té. Porque hoy todas están ocupadas. Porque las mujeres se tomaron las calles, las universidades y los trabajos.

3. Años atrás existía el concepto de nana que era una mujer que formaba parte de la familia y vivía con ellos por años. Moría ahí. Se involucraban afectos, se formaban vínculos. Hoy es muy difícil contar con una nana. No existen los recursos y esa relación familiar que se daba antes ya poco se da. Ese concepto de vivir en la casa como alguien más de la familia ya ha desaparecido y sin duda, las cariñosas nanas de antaño eran una tremenda ayuda.

4. El ritmo de la vida hoy es inmenso. No hay tiempo, no hay tregua. Todo es rápido e inmediato. La presión social por cumplir en todos nuestros roles es tremenda. Eso antes no existía. Hoy las mamás están estresadas porque se sienten sobre pasadas y deben de cumplir bien en todo lo que hacen.  Hay una lupa social que las persigue y las juzga. Hay una invasión de redes sociales en términos del deber ser de una madre que te llena de angustia y culpa. Porque tal vez lo haces todo mal, porque no haces lo que dice el gurú experto en crianza. Porque te sientes mala madre. Antes esto no existía y creo que era mejor.

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.