Negligencia médica: “Una mastitis casi me mata”

 Todo comenzó cuando mi beba tenía unos 2 meses,  comencé con dolor,  con hinchazón en el pecho izquierdo y un poco de fiebre. Tenía mucho frío alternado con escalofríos. Era horrible. Esto fue en agosto, no le di mayor importancia pero al pasar los días no se me quitaba y se me acrecentaban los síntomas.  Finalmente  fui  a urgencia con mi pecho hinchado y muy adolorida. Un dolor agudo insoportable que no se lo deseo a nadie.  La mastiti es cuando “UN conducto mamarios se tapa y comienza a formarse una pelota que en un momento la deben reventar”, ese es el concepto de mastitis que a una le dicen pues cada vez que me.veia un ginecólogo me decía:
-Váyase a la casa  dele de mamar a su hija porque eso es un pecho  con leche no es mastitis. Sácate  leche.
Pasaron  casi 2 meses y cada vez q iba al médico, o  a urgencia, decían  lo mismo hasta uno mandó a que mi pololo me tomara leche. Nadie me daba una solución real y nadie me daba un diagnóstico certero. De pronto comenzó a salirme.pus en vez de.leche por el pezón y ahí ya mi tortura era terrible. Partí otra vez  a urgencia, desesperada.  El ginecólogo  no me queeía  operar porque según él,  no era.mastitis, era leche acumulada.  Me apretaba y cada vez que me apretaban mi pechuga para descongestionar odiaba a todo el mundo porque parir  no es.nada  al lado de este dolor, hasta sangre me salió.  Mi papá me apretaba mi pechuga ya que su mano era grande y tenía más fuerza,  mi pechuga era GIGANTEE. Ya moribunda llamé al ginecólogo que atendió mi parto.
Yo ya no podía caminar, el dolor era terrible aclaro que buscaba horas con ginecólogo y ninguno tenia horas para la misma semana o mes y ya con 39.9 de.fiebre me iba al hospital y me mandaban a la casa a sacarme (apretarme el pecho).  Un día ya no di más y lo llamé llorando desesperada al ginecólogo Julio Elzo Para que por favor me revisara porque me estaba muriendo del dolor  y me dice,  ” hija, no llores más y vente ahora a mi consulta yo te espero”,  me fui como pude me revisó y quedó en shock.  Me dice que cómo  me hicieron esperar tanto, me.mandó a hacer una ecotomografia mamaria inmediatamente en carácter de urgencia para que le dieran la orden de operarme.  De Coquimbo, adonde vivo,  me fui muriendo a La Serena,  recuerdo que me tuve que bajar en el mall  de La Serena para hacerme la ecotomogrsfia,  son como 6 cuadras que caminé,  con fiebre, tiritando, las piernas no me daban. Me desmayaba.  Me senté en una plaza y  lloré mucho, mucho. No daba más.   Uns señora se acercó y me ayudó a caminar hasta el recinto a donde hacían la eco. Estaba todo copado pero al verme tan mal me hicieron un sobre cupo.
-Años que no veía esto- me dijo el doctor que me atendió.  No podía creer que no me hubieran ayudado antes. estaba impactado.  Al día siguiente me operaron. Me sacaron  cerca de 900 ML de leche acumulada.
Casi  un litro de leche  espesa e infectada. Asquerosa. Se me taparon todos los conductos mamarios. Por eso mi pecho creció parejo y no un solo lado.
Después de la cirugía seguí amamantando porque no quise parar de hacerlo.  Hoy estoy feliz con mi hija de dos años pero con una mama más grande que la otra. No puedo usar una blusa escotada ni una pileta apretada. Esto fue una negligencia médica que casi me mata.
Sara Tapia

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest