3 razones por las que no quiero recibir visitas después de parir

Estoy embarazada. Este es mi segundo embarazo. Y ya aprendí varias cosas con el primero, como por ejemplo, que no quiero visitas. Ni en la clínica, ni en mi casa. Al menos los dos primeros meses de vida de mi vida. Acá las razones:

1. Quiero dedicar mi atención y energías a mi hijo. Cuando una mujer recién da a luz debe enfocarse en su maternidad y en su cría. Para mi, al menos, no es el momento de hacer vida social.  Menos en la clínica. Cansada, adolorida, hinchada. Con gases acumulados. Porque yo tuve cesárea con el primero y no podía hablar. Si hablaba, me llenaba de gases. Mi panza parecía un tambor.

Quiero olerlo, abrazarlo, protegerlo. Estar a solas con él. Ya habrá tiempo para socializar  y presentarlo.

2. En casa quiero estar con los míos, mi hija mayor y mi marido. No quiero llenar mi espacio de gente que, si bien estimo mucho, prefiero estar en la intimidad de mi hogar con mi familia y adecuarnos a este nuevo integrante. Solos, tranquilos. Sin presiones sociales ni familiares. No quiero tener que vestirme y sacarme el piyama, arreglarme para conocer gente. Preocuparme de visitas cuando lo único que quiero es preocuparme de mi bebé.

3. No quiero ni pretendo cocinar, ni servir un té o un café a ninguna visita. De orden, se hará lo que pueda pero no lo suficiente para tener la casa inmaculada y presentable a terceros. Cuando nació mi hija mayor la casa se llenó decía amigos y familiares que fueron a conocerla, tuve que trabajar más que nunca y fue agotador. No podía estar tranquila con mi bebé. Me pusieron nerviosa, más de lo que ya estaba. Me sentí incómoda e invadida. Una mujer que recién acaba de ser mamá necesita espacio y conectarse con su nuevo estado. Necesita tiempo y armonía. No correr de un lado a otro y arreglarse el pelo para recibir visitas.

Por Francisca Reyes

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.