3 razones para entender que somos los adultos los que enseñamos a nuestros hijos a ir al baño y sacarles el pañal

Alrededor de los dos a años todo padre comienza a preguntarse si ya será hora para que los niños dejen el pañal. Eso siempre ha sido así. Y todos pasamos por eso. Si bien cada niño es diferente y todos son únicos y especiales, hay tiempo para todo y entre eso, está el “potty training”, como muy bien dicen en inglés dado que esto es un entrenamiento que requiere paciencia y dedicación.

1. Es mamá o papá o el adulto a cargo quien enseña al niño a hacer pipí o caca en el baño. Somos nosotros los que incentivamos que esto se realice y se logre. Gracias a nuestro empuje y ayuda es que ellos lo logran cuando están fisica y emocionalmente preparados.

2. Cuando el niño ya puede comunicarse e indica que el pañal está con caca o pipí, es una clara señal que podemos comenzar el entrenamiento. Con calma, sin estresar al menor. Hay que hacerlo con mucho cariño y paciencia. Pero hay que hacerlo. Es nuestra tarea de mamá. Es nuestra obligación.

3. Somos los adultos los que guían y enseñan a nuestros hijos. Los que motivan e incentivan. No es obligarlos, no es ir contra sus tiempos y ritmos. No es torturarlos sentándolos en el WC. Es ayudarlos a crecer, es ayudarlos a dejar etapas. Es estar con ellos y acompañarlos en este proceso. Que, dicho sea de paso, con el tiempo retrocedemos y volvemos de viejitos a usar pañales. Porque la vida es un círculo. Y así como aprendemos a controlar esfínter, después ya no podemos hacerlo. Y volvemos al punto de partida.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.